Informe Metodológico
MOVID-19
Actualizado al 1 de junio 2020




1 Presentación

La pandemia de enfermedad por Coronavirus 2019 (COVID-19) producida por el SARS-CoV2 se ha extendido rápidamente por el mundo. A la fecha, se han registrado más de 5 millones de casos confirmados y cerca de 345 mil muertes en el mundo (OMS, 2020). En Chile, según reportes del Ministerio de Salud (2020), 82.289 personas han sido contagiadas y 841 personas han fallecido al 27 de Mayo 2020. En este contexto, el Gobierno ha convocado una Mesa Social COVID-19, donde distintos actores contribuyen a enfrentar la pandemia, entre ellos la Universidad de Chile y el Colegio Médico de Chile. Para enfrentar la crisis sanitaria producida por el COVID-19, uno de los principales desafíos es contar con acceso a información útil para informar la toma de decisiones. Si bien existen múltiples fuentes públicas de datos que registran el número de exámenes notificados y casos confirmados, se observan limitaciones a las cifras y estudios actuales. Las principales a nombrar son: 1. La ausencia de estudios que realicen monitoreos activos a toda la población, buscando datos compatibles con cuadros COVID-19. 2. La carencia de instrumentos que registren la prevalencia de casos sintomáticos en la población, dado que muchos de ellos no consultan al sistema de salud o, por distintas razones, no son adecuadamente registrados. 3. La falta de conocimiento exhaustivo sobre las barreras que posibles para acceder a atención de salud o a exámenes confirmatorios de COVID-19, lo que impide tomar medidas adecuadamente informadas para mejorar la accesibilidad. 4. La inexistencia de un mecanismo que permita evaluar de manera sistemática la respuesta de la población a medidas de distanciamiento social en zonas con o sin cuarentenas totales, en el contexto de cuarentenas dinámicas. Es fundamental conocer el grado de adhesión y respuesta de la población a las medidas propuestas por la autoridad. En este escenario, se propone el Monitoreo Nacional de Síntomas y Prácticas COVID-19 en Chile (MOVID-19), como un esfuerzo colaborativo entre la Universidad de Chile y el Colegio Médico de Chile, y con la Facultad de Psicología de la Universidad Diego Portales como institución asociada. Proyecto en el que participan académicos y académicas de diversas disciplinas, aportando sus saberes para responder de manera dinámica e innovadora a los desafíos que nos plantea la necesidad de generar conocimiento al ritmo en que se desarrolla una pandemia. Con ello, MOVID-19 busca aportar al enfrentamiento de la pandemia en Chile mediante dos áreas que la OMS (2020) ha declarado prioritarias: 1) Establecer sistemas de monitoreo que permitan evaluar las medidas impulsadas para combatir el COVID-19, con el objetivo de mejorar las políticas de prevención, y 2) Sensibilizar a la ciudadanía sobre su rol activo en el combate contra la enfermedad. Así también, junto a contribuciones a la salud pública, el proyecto permite estudiar cómo el COVID-19 afecta a grupos sociales con distintas carácteristicas, considerando que las pandemias suelen tener impactos diferenciados sobre la población (Ahmed, Ahmed, Pissarides, & Stiglitz, 2020).

2 Objetivos de investigación

2.1 Objetivo general

El Monitoreo Nacional de Síntomas y Prácticas COVID-19 en Chile (MOVID-19) es un instrumento que busca producir un catastro amplio de las prácticas de la población chilena ante la emergencia sanitaria que enfrentamos y, sobre todo, sobre los síntomas que esta población presenta. A partir de su objetivo general, MOVID-19 busca generar información longitudinal de una gran cantidad de datos repartidos por el territorio nacional.

2.2 Objetivos específicos

  1. Describir la evolución de prácticas y síntomas. Para los distintos segmentos de la población que presenten un número adecuado de observaciones sostenidas en el tiempo, es posible realizar un seguimiento de la evolución de distintas variables clave en relación a una línea de base. En particular, interesa describir la evolución de sintomatología compatible con COVID-19, la evolución del acceso y resultado de diagnósticos, así como la evolución de las prácticas de cuidado en la población.
  2. Evaluar la relación causal entre los cambios en las prácticas y los síntomas presentes en la población. A través de MOVID-19 será posible evaluar si distintos cambios en la conducta observada por los diversos segmentos de la población tienen efectos en el comportamiento posterior de la sintomatología compatible con COVID-19.
  3. Evaluar los efectos de las tendencias temporales de los síntomas y prácticas. El carácter longitudinal del instrumento permite observar los efectos de distintas medidas tomadas por las distintas autoridades nacionales y regionales sobre las prácticas y sintomatología de la población.


3 Estrategia metodológica

3.1 Tipo de estudio

  • Diseño Descriptivo. Uno de los propósitos de este estudio es describir el comportamiento de la sintomatología y prácticas sociales asociadas a la pandemia por COVID-19 (OE.1). Por ello, el diseño considera explorar y abordar variables de interés como paso previo a la explicación de los cambios que estas experimentan en el tiempo.

  • Diseño Longitudinal. Este estudio corresponde a un estudio longitudinal, específicamente a un panel de cohorte abierta. El diseño panel permite indagar en los cambios en la sintomatología y las prácticas sociales, así como determinar las causas que se encuentran a la base de estos cambios (OE.2 y OE.3). En los estudios panel de cohorte abierta los mismos datos son observados en distintos puntos del tiempo (olas), al tiempo que se permite la entrada de nuevos datos en oleadas sucesivas (ver Figura 1). El estudio considera una periodicidad semanal, en la cual los y las participantes son invitados cada siete días a registrar una actualización de sus respuestas. Los primeros datos fueron recolectados la semana del 13 de abril del 2020.