¿Estamos llegando a tiempo?
Una mirada a los tiempos de acceso al sistema de salud entre semanas epidemiológicas
Miércoles 10 de Junio, 2020



Cristóbal Cuadrado
Francisca Crispi
María Soledad Martínez
Cristián Rebolledo

Escuela de Salud Pública
Universidad de Chile


1 Resumen

Uno de los pilares de la respuesta efectiva para en el COVID-19 es el aislamiento oportuno de casos y contactos. La efectividad de estas acciones, depende de realizar el testeo y trazabilidad precozmente. Este documento de trabajo tiene como objetivo estimar los tiempos de espera desde el inicio de los síntomas hasta acceder a una consulta médica y a los resultados del examen diagnóstico de COVID, a lo largo de la pandemia. Para esto, se utilizan modelos multinivel y la base de datos MOVID-19, que tiene un seguimiento de más de 46.764 participantes y 184.945 observaciones durante las últimas siete semanas epidemiológicas. Los resultados muestran que los tiempos de espera han ido aumentando en el tiempo para pacientes FONASA. En la última semana, el promedio de días de espera entre inicio de los síntomas y confirmación por test PCR es más de 10 días para FONASA y 8 días para ISAPRE, y un 33% de las personas están recibiendo su confirmación diagnóstica después de 14 días de iniciado los síntomas. Estos resultados tienen implicancias significativas en la estrategia de aislamiento de casos y contactos, ya que significa que el ejercicio de trazabilidad de casos confirmados será demasiado tardío en muchos casos, y que varios nunca serán contabilizados como casos activos. En lo inmediato, se propone extender la licencia médica de 14 días a casos sospechosos (que actualmente tiene 4 días), indicar cuarentena y extender licencia por 14 días desde el último contacto a los contactos estrechos de caso confirmado, y optimizar el cálculo de casos activos considerando esta información.

2 Datos

Hasta el día 10 de junio, la pandemia COVID-19 en Chile ha producido 148.496 personas contagiadas y 2.475 personas fallecidas (MINSAL, 2020). En este contexto, el presente análisis empleó la base de datos del Monitoreo Nacional de Síntomas y Prácticas COVID-19 en Chile (MOVID-19), un esfuerzo colaborativo entre la Universidad de Chile, el Colegio Médico de Chile y otras instituciones académicas tales como la Universidad Diego Portales, la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Universidad San Sebastián y la Universidad Central, en el que participan académicos de diversas disciplinas aportando sus saberes para responder de manera dinámica e innovadora a los desafíos que nos plantea la necesidad de generar conocimiento al ritmo en que se desarrolla una pandemia. El análisis consideró un total de 46.764 participantes y 184.945 observaciones durante las últimas siete semanas epidemiológicas. Las personas que integran la base de datos residen en 326 comunas del país.

Para saber más sobre MOVID-19 y la metodología del estudio, acceda a www.movid19.cl.

3 Metodología y resultados

Se estimaron modelos lineales multinivel (ajustando por medidas repetidas en el tiempo para los individuos) para analizar los días de espera para consultar a un profesional médico y obtener una confirmación diagnóstica. Se utilizó el tiempo (semana) y la previsión de salud como variables predictoras, incorporando además sexo y edad como variables de ajuste en el modelo. Los resultados abajo presentados muestran el tiempo de espera promedio predicho en su interacción por previsión, y manteniendo constante el sexo y la edad de los individuos.

Respecto a los días de espera entre inicio de síntomas y consulta (ver Figura 1), se observa una tendencia más o menos estable con un tiempo promedio de 4,8 días, ligeramente superiores en FONASA (4,98 días) en relación a ISAPRE (4,78 días). Si bien esta diferencia no es significativa, las tendencias de las curvas tienden a alejarse desde la cuarta semana de análisis (4 de Mayo). Los resultados muestran una tendencia al alza en la espera de los sujetos con previsión FONASA desde la semana del 4 de Mayo, llegando a una espera superior a los 5 días promedio al final de la semana del 25 de Mayo. Por el contrario, para los individuos con cobertura ISAPRE, ha tendido a disminuir la espera de consulta desde el inicio del estudio.